15 julio 2011

Necesito unas vacaciones.


Parece mentira que después de un casi un mes sin publicar viniera yo con éstas, pero es lo que me pedía mi ordenador tras publicar "la luna eclipsada".

No sé si fue a consecuencia del mismo, un virus o la sobrecarga de programas, pero el caso es que el equipo comenzó a ralentizarse cada vez más hasta el punto que editar una imagen resultaba tedioso por emplear minutos en sencillos ajustes. Ni restauraciones de sistema ni la ejecución de aplicaciones que optimizan los equipos consiguieron sacar al ordenador de su letargo, hasta que llegó el formateo. Pero no hay mal que por bien no venga, ya que al fin he conseguido realizar varias copias de seguridad de toda la información y del archivo fotográfico.

Por otra parte, como mi presupuesto aún no me permite comprarme una reflex en condiciones y la Panasonic se queda corta para cierto tipo de fotografías, me he hecho con una Canon G12 y estoy muy satisfecho con el comportamiento de esta compacta de gama alta. En los próximos días, y con el equipo a pleno rendimiento iré mostrando algunas de las imágenes logradas, como por ejemplo la que ilustra este post, tomada en la playa de O Torno, de San Ciprián.