30 julio 2011

La habitación de Ames.


¿Quién no ha soñado de niño reducir a sus padres al tamaño de liliputienses para salirse con la suya?

Según puede verse en la imagen esta ilusión se ha hecho posible, pero sólo es una ilusión optica generada por las características de la habitación en la que se encuentran los personajes.

Se trata de la habitación de Ames. En este espacio una persona que está de pie en una esquina aparenta ser un gigante mientras que otra persona en pie situada en la otra esquina parece ser un enano.

La habitación está construída de modo tal que vista de frente aparenta ser una habitación ordinaria de forma cúbica, con una pared trasera y dos laterales paralelas entre si y perpendiculares con el plano horizontal del suelo y el techo. Sin embargo, esto es un truco de perspectiva visual ya que en realidad la habitación es trapezoidal: las paredes están inclinadas al igual que el suelo y el techo, y la esquina derecha está más cerca para el observador frontal que la esquina izquierda (o viceversa).

Siempre me había preguntado porqué los hobbits aparecían más pequeños en relación con el resto de los personajes en la trilogía del Señor de los Anillos, ahora sé que en algunas secuencias utilizaron varias habitaciones de Ames para modificar su altura.

Y por último, pequeños amigos, si tenéis la ilusión de transformaros en gigantes podéis hacerlo en el Cosmocaixa de Madrid, donde se encuentra esta habitación, dentro de la exposición "Abracadabra. Iusionismo y ciencia", hasta el 26 de febrero del 2012.

Fuente: wikipedia.