16 mayo 2011

En la Semana Santa de Viveiro.


Este año he tenido la oportunidad de sentir la Semana Santa de Viveiro, aunque no en toda su plenitud ya que es inmensa e intensa, no en vano está declarada de Interés Turístico Nacional. Me gustaría que me acompañarais en este periplo, quizá os pueda servir para descubrir esta fiesta.

Los pasos.
La piedad.
Cinco días me acerqué a Viveiro a presenciar algunos de los actos programados, con diferente fortuna pero con respecto a las procesiones, ninguna.
En esos días la lluvia impidió que las cofradías procesionaran sus imágenes por las calles y plazas del casco histórico. Devotos y turistas hubimos de conformarnos con contemplar los pasos en el interior de las iglesias, como los de "La Cena" y el "Santo Entierro". También en la Antesala de un Museo, donde acompañados por los aromas del incienso y las velas, los pasos se iban mostrando, en la penumbra, uno tras otro. "El beso de Judas", "Las negaciones de Pedro", "El Calvario"... narran visualmente la pasión y la muerte de Cristo. Después la esperanza con "El Cristo Resucitado" y la luz.
Se completaba la exposición con los pendones de las cofradías, imágenes de antaño e información de los artesanos. Imprescindible para entrar en ambiente.

 Las visitas guiadas.
Visita a la Iglesia de las Concepcionistas
En estos días Suso Martínez, el guía encargado de las visitas, recorria de cabo a rabo Viveiro, con las paradas en los edificios principales y lugares singulares, donde nos hablaba acerca de los usos y costumbres de las gentes, los personajes principales, la historia y las leyendas, y por supuesto, el patrimonio de la Semana Santa de la ciudad del Landro. Didáctico y ameno, el guía conseguía que grandes y pequeños no perdieramos detalle de sus explicaciones, además animaba a repetirlas al día siguiente dejando historias inconclusas en las que el final era apasionante. Si las repiten en próximas ediciones, son imprescindibles. 

 La Tamborrada.
 
El Lunes Santo, las bandas de la Misericordia, Naval del Casino, de Mujeres de la Santa Cruz, de las Siete Palabras, del Prendimiento, del Rosario y del Cristo de la Piedad resuenan sus instrumentos por las calles del casco histórico, para después, concentrarse en la plaza Mayor entrando por cada bocacalle. No se trata de una celebración religiosa pero tambores y cornetas emocianan a todos los presentes.

 La Feria de Pascua.
 
Esta feria, que dejó de celebrarse hace más de cincuenta años, renace y vuelve al Campo de Pascua, en Covas. El fin de semana se podía pasear, curiosear y comprar en los puestos de los vendedores ambulantes, y también recuperar fuerzas en la carpa donde se celebraba la I Fiesta Gastronómica del Mejillón y degustar este molusco preparado de cuatro formas diferentes, acompañados de pan y vino. Todo ello amenizado por la música festiva que surgía de los instrumentos de este hombre orquesta, increíble.

Y lo que son las cosas, a los pocos días de publicar la entrada de Fotopalabra 6, donde imágenes de los pasos ilustraban versículos de los Evangelios, Cofrades de Viveiro contactó conmigo para corregir algunos de los pies de foto de las fotos que subí al álbum web, algo que agradecí muchísimo. Además me pidieron permiso para publicar las imágenes tanto en su blog como en un álbum web que han creado para difundir el patrimonio de la Semana Santa de Viveiro, el enlace a la entrada es:
http://cofradesviveiro.blogspot.com/2011/05/seguimos-organizando-las-fotos-por.html