07 junio 2015

Más Rincones de la Mariña (v)


Somos agua.

Nuestra vida comienza en una cuna acuosa de líquido amniótico. Un 80% de nuestro peso corporal es agua y en la misma proporción se encuentra en el cerebro.

Leer más.



Para conocer Viveiro...

Cuando se escribe esta entrada ya son cinco las temporadas en las que el Centro Comercial del Casco Histórico de Viveiro, en colaboración con la Xunta de Cofradías, organiza unas visitas guiadas por la ciudad. Suso Martínez es el encargado de mostrar a vivarienses y visitantes uno de los cascos históricos monumentales de Galicia e interpretar el patrimonio de su Semana Santa.

Leer más.


La Semana Santa de Viveiro.

La Semana Santa de Viveiro es una de las más antiguas conmemoraciones religiosas de Galicia, que se celebra desde entonces de modo ininterrumpido. Además de su carácter religioso, esta Semana Santa es también considerada como un acontecimiento social, cultural y de atracción turística.

Leer más.


El Camiño Real de Cervo.

En la primera vez que visité la Mariña anduve por este camino. No sabía nada, y desde mi ignorancia me pareció pretenciosa una señalización en piedra con las palabras Camiño Real, que indicaba la senda por el que la paisana de un caserío cercano atendía a su ganado.

Leer más.



La playa de Cubelas.

Al escribir en el buscador de google "playa de Cubelas", una de las primeras imágenes que aparece es la que ilustra esta entrada. Aunque la foto ya tiene unos años, la playa no ha perdido un ápice de su encanto.

Leer más.

Más lugares en:

http://rinconesdelamarina.blogspot.com
http://www.facebook.com/rinconesdelamarina
#RinconesDeLaMariña

27 abril 2015

Otros cinco Rincones de la Mariña (iv)


La guerra del Bonito.

Protestaban los boniteros de Burela por el uso de artes de arrastre en la captura del bonito, una práctica que atenta gravemente con la sostenibilidad del mar y el equilibrio de los caladeros en las aguas comunitarias que aplican las flotas francesa e irlandesa.

Leer más.



Cormoranes en la ría.

Una bandada de cormoranes hace un alto en su jornada de pesca sobre una lancha en la ría de Viveiro, cerca del puente de la Misericordia.

Leer más.


El petroglifo de San Marcos da Ponte Vella.

Nadie sabe quién ni cuándo se talló esta curiosa obra en piedra de granito. Tampoco el tiempo que lleva colocada en este lugar: junto a una tapia de piedra junto al camino que baja a cruzar el río Ouro por A Ponte Vella.

Leer más.


En la playa de Ril.

Una familia se fotografía en la playa de Ril de Burela, una pequeña cala con forma de concha formada por arenas blancas de grano grueso, situada junto a los campos de cultivo de la localidad.

Leer más.



El caballo de Santiago.

Los musulmanes llegaron a la Mariña en el siglo VIII, destruyeron Britonia en el 738, pero no mostraron mucho interés en quedarse. Los cielos grises, el clima lluvioso y el terreno abrupto no eran de su gusto, preferían los fértiles valles soleados del sur, por lo que a Alfonso I no le costó mucho expulsarlos en el año 742. Ya no volvieron más a estas tierras.

Leer más.

Más lugares en:

http://rinconesdelamarina.blogspot.com
http://www.facebook.com/rinconesdelamarina
#RinconesDeLaMariña

22 marzo 2015

Cinco nuevos Rincones de la Mariña (iii)

El mal de ollo.

No sé cuantos años llevaba este camión aparcado en la cuneta, ni si fue una avería la que llevo a su dueño a abandonarlo.

Leer más.

El naufragio del "Drácula".

En una tarde aciaga de agosto del año 1957, un grupo de jóvenes veraneantes zarparon en un balandro llamado "Drácula" desde la playa de Covas con el objeto de dar una vuelta bordeando la costa.

Leer más.

El viaje de Maeloc.

Entramos en la Mariña por el este, cruzamos la ría volando sobre el puente de los Santos. Maeloc, obispo bretón, también cruzó la ría del Eo en el siglo IV procedente de la Britania romana.

Leer más.

El legado del marqués.

Antonio Raimundo Ibáñez, nació en 1779 en Santa Eulalia de Oscos. Hijo de padres hidalgos no se conformó con un cómodo empleo de administrador. Tenía talento y ambición.

Leer más.


A fonte da Rigueira.

Nos encontramos en Rueta, en un lugar que se llama Fontao, desde el que se podía divisar la llegada de los bucaneros a la ensenada dónde desemboca el Xunco. Entre eucaliptos y al lado de la carretera nos topamos con una monumental fuente.

Leer más.

Más lugares en:

http://rinconesdelamarina.blogspot.com
http://www.facebook.com/rinconesdelamarina
#RinconesDeLaMariña

18 febrero 2015

Cinco rincones de la Mariña (ii).

Gonzalo de Mondoñedo.

¿Gonzalo de Mondoñedo es el Obispo Santo?

Leer más.

El retorno de los indianos.

En la calle de San Roque levantaron sus mansiones algunos indianos.

Leer más.

Escudo de armas y laza del castillo de A Frouxeira.

Para ver estas piezas relacionadas con el Mariscal Pardo de Cela hay que desplazarse al Museo Provincial de Lugo, a la sección de heráldica, arqueología y epigrafía, que se encuentra en el claustro del antiguo convento de San Francisco.

Leer más.

O lamento da Frouxeira.

La fortaleza de la Frouxeira se queja amargamente de la traición sufrida y de la muerte de su señor, el Mariscal Pardo de Cela, en un precioso romance popular del que hoy solo se conservan algunos fragmentos. Una de las joyas de la lírica de los llamados siglos oscuros de literatura gallega.

Leer más.


Imagen de san Antonio de Padua en Santa María del Campo.

San Antonio uno de los santos más estimados por el pueblo cristiano y sus imágenes suelen estar muy presentes en los retablos de los templos, también en Viveiro, de gran tradición franciscana.

Leer más.

Más lugares en:

http://rinconesdelamarina.blogspot.com
http://www.facebook.com/rinconesdelamarina
#RinconesDeLaMariña

14 febrero 2015

Iniciales que son nombres de enamorados.


Estos chopos del río, que acompañan
con el sonido de sus hojas secas
el son del agua, cuando el viento sopla,
tienen en sus cortezas
grabadas iniciales que son nombres
de enamorados, cifras que son fechas.

Antonio Machado.



A medida que los chopos crecen van dejando corteza para que nuevas generaciones de sorianos enamorados graben sus nombres y las fechas con las que se comienza su juramento de amor eterno. También los hay que prefieren encadenarse a la barandilla del puente que cruza el Duero a San Saturio.


27 enero 2015

Cinco Rincones de la Mariña.

La leyenda se hace realidad.

Dos niñas ataviadas con los trajes típicos de pescantinas pasean frente a la ermita de San Ciprián, en el puerto de Arriba. Su fundación tuvo lugar en la edad media, cuando se emplazó un poblado que se dedicó a la caza de la ballena.

Leer más.
Los tesoros de O Valadouro.

Valadouro significa en castellano "Valle de Oro", una frondosa comarca de la Mariña rica en monumentos megalíticos y castros. Existe la creencia de que estos son los lugares favoritos en los que los mouros ocultan sus riquezas.

Leer más.
Los primeros eucaliptos de España.

El primer rincón de España donde hubo eucaliptos fue en la Mariña. En 1860 Fray Rosendo Salvado, un misionero en Australia, envió a su familia en Tuy (Pontevedra) unas semillas de eucalipto.

Leer más.
El declive de la minería.

El comienzo de explotación de las minas de hierro fosfórico de Vilaodriz en 1895 supuso la fundación de una nueva localidad, A Pontenova. Llamada así por el puente construido sobre el río Eo para que los mineros pudieran acceder a las minas y hornos en vez de utilizar una barca.

Leer más.

La gruta de Lourdes.En la ciudad de Viveiro, en un pequeño jardín por el que se accede a la puerta de la iglesia del convento de las Concepcionistas, se encuentra uno de los rincones más singulares de la Mariña.

Leer más.

Más lugares en:

http://rinconesdelamarina.blogspot.com
http://www.facebook.com/rinconesdelamarina
#RinconesDeLaMariña

26 enero 2015

#RinconesDeLaMariña

Captura de pantalla del blog "Rincones de la Mariña".

Al norte el bravío mar Cantábrico, al sur las sierras septentrionales gallegas del Xistral, Lourenzá y Pousadoiro, al este el río Eo y al oeste el Sor. En esta comarca lucense rías y ríos, arenales y acantilados, valles y montañas, se integran en perfecta armonía, generando paisajes de gran belleza. Habitada desde tiempos inmemoriales, acá dejaron su huella celtas, romanos, suevos, normandos...

Tierra de personajes míticos, legendarios como Maeloc y reales como el Mariscal Pardo de Cela o el marqués de Sargadelos. Un rincón de Galicia en el que también se funde la magia con la realidad, las ánimas vagan por los caminos, las meigas ¡haberlas, haylas!, las piedras hablan y ocultan tesoros. Donde la linde que separa la leyenda de lo que es historia es muy sutil.

Este proyecto pretende ser una guía de viajes de esta bella comarca, contemplaremos sus paisajes y pueblos, escucharemos sus historias y leyendas, y viviremos las costumbres de sus gentes. Síguelo en:



25 enero 2015

Desde mi ventana.




Pasé una tarde muy entretenida mirando por la ventana, observando como evolucionaban un grupo de nubes lenticulares. 

21 enero 2015

Díptico de la exposición fotográfica "Recunchos da Mariña".

Con motivo de la celebración de la exposición "Recunchos da Mariña", que puede visitarse en la Casa de la Cultura de San Ciprián durante este mes de enero, el concello de Cervo ha editado este díptico para presentar al autor y la obra a los visitantes.

Los textos han sido escritos por Flor Robleda, responsable de comunicación y de redes sociales del concello, a la que estoy muy agradecido por sus evocadoras palabras. Y también por habérmelos cedido para el blog "Rincones de la Mariña", en el que voy mostrando más lugares de esta bellísima comarca lucense.


11 enero 2015

Rincones de San Ciprián (xxxvi), manzanas en la Caosa.

Manzanas en la playa de la Caosa, San Ciprián, Cervo.

"El mar devuelve lo que no es suyo, pero también se cobra lo que le pertenece".

De las playas de San Ciprián, la Caosa es la que está más abierta hacia el mar. En ella es habitual encontrar todo tipo de objetos y de materiales que el mar devuelve.

A finales de diciembre la playa apareció sembrada de manzanas. Me cuenta Francisco Javier Lamelas de San Ciprián, "península de la Paz" que procedían de un contenedor que un golpe de mar arrojó por la borda de un mercante frente a las costas de Vigo. Y visto el estado en el que se encontraban las manzanas mucho tiempo no tardaron en realizar su viaje.