10 mayo 2013

De vuelta al Pedregal.

De Álbum de fotos


El verano pasado estuve en el Pedregal de Irimia, lugar de nacimiento del río Miño y quedé muy impresionado por las moles pétreas acumulados en este tramo de la ladera, restos de una morrena glaciar. Pero dada la estación del año y las escasas lluvias del año pasado, sólo era un hilo el agua que afloraba bajo las rocas y que apenas dejaba rastro en la fotografía. 

Por ello, esta primavera la vuelta era obligada para, por fin, conseguir fotografiar las aguas del río Miño en uno de sus orígenes.