02 mayo 2011

Cabalgando en Rueta.


Se despejó la mañana y aproveché para acercarme a esta desconocida y solitaria playa en Cervo, más propia de refugio de piratas que de bañistas. Pues ni lo uno ni lo otro, eran cinco jinetes los que galopaban sobre las aguas del río Xunco, que aquí desemboca.