13 febrero 2011

Contamíname, pero no con el humo que asfixia el aire.

Alúmina - aluminio
Alúmnia - alumnio, Alcoa, San Ciprián, Lugo.

En los últimos días la contaminación está de moda. Los medios de comunicación se han hecho eco del esmog, que como espada de Damocles pende sobre las grandes ciudades, favorecido por las condiciones anticiclónicas y causando problemas respiratorios en sus habitantes. Pronto vendrá la borrasca, el viento dispersará las particulas y con el agua precipitarán sobre la tierra en forma de lluvia ácida, pero sobre todo nuevas noticias serán de actualidad y la nube tóxica será relegada al olvido, como si nunca se hubiera producido. Hasta la próxima.

Pero la contaminación nos rodea, todos somos los causantes y responsables de los residuos de la ingente cantidad de productos que la sociedad de consumo y el progreso ha puesto en nuestras manos. Parte de la solución está en nuestras manos, del uso (y no abuso) que hagamos de los mismos y de la gestión de los residuos depende que contribuyamos en menor medida a que el planeta deje de ser un estercolero.

La foto forma parte del álbum web "Por las Rías Altas".