08 julio 2009

Reencuentro mi espíritu, un empate y posterior derrota.



El mero hecho de pasear por las galerías y patio de este antiguo convento de dominicos, sito en la localidad segoviana de Santa María la Real de Nieva, lleva al recogimiento interior. Si a ello le unimos la contemplación de los capiteles donde descansan las arquerías y observamos los detalles que los antiguos artesanos castellanos labraron en la piedra con escenas de su cotidianidad: una vida sencilla en manos de Dios, de las fuerzas de la naturaleza y del paso del tiempo, resulta un impulso para el ánimo, el momento para reflexionar acerca del modo de obrar y por tanto, un reencuentro espiritual.



La fotografía pretende recoger la belleza de este claustro románico expresada por la fuerza de la simetría donde se unen sus galerías. Presentada al concurso mensual de socios del de AFOPAZ, empató en dos rondas de votaciones con “Atardecer en Santa Ana”, del compañero José Ignacio Camarero hasta que a la tercera fue a la vencida y no pudo hacerse con el galardón de foto favorita del mes de Junio. Otra vez será.



Esta imagen, como todas las que presento mensualmente a concurso, quedan en el álbum web de Picasa titulado Concursos de la Asociación Fotográfica la Paz.