05 enero 2009

Ya llegan los Reyes Magos.

La adoración de los Reyes Magos.



Con este encargo del rey, se pusieron en camino; de pronto, la estrella que habían visto salir comenzó a guiarlos hasta pararse encima de donde estaba el niño.
Ver la estrella les dio mucha alegría.
Al entrar en la casa, vieron al niño con María, su madre, y cayendo de rodillas le rindieron homenaje; luego abrieron sus cofres y como regalos le ofrecieron oro, incienso y mirra.
Mateo 2, 9-11.

En la noche más mágica del año espero que los SS.MM. los Reyes Magos de Oriente sean muy generosos con vosotros. Conmigo lo serán ya que me he portado muy bien, aunque no creo que me traigan la cámara que me he pedido. De todos modos, el año que viene volveré a incluirla en mi carta.