04 noviembre 2006

El otoño y el bosque.



Después de pasar la primera borrasca otoñal, del bosque emanan todos los olores mágicos.
Sucede el misterio, por corto tiempo, los árboles pierden la hoja y del calor de la tierra despiertan los hongos.
Pasear por uno de estos bosques, despacio, saboreando con la vista los colores y viendo con el olfato las fragancias de la tierra.
Apoyarse en un árbol, cerrar los ojos e inspirar profundamente. ¡Huele a Otoño¡
Las fotos son de unos bosques de Palencia; donde predominaba el roble, la haya, tejos y acebos.















Curavacas